Una noche caraqueña: Entre Vodka y perico.

Las siete plagas y yo…


Viernes por la noche cuando debería estar bebiendo tranquilita en el apartaco de un pana que recién había llegado de El Tigre. Decidí lanzarme para caracas. El cumplecito de una pana me esperaba allá.

Hace varios años, unos tres quizá más, conocí a Valeria. Ella era novia de un pana que conocía en Maturín. Nos hicimos buenas amigas, por así decirlo. Anécdotas quedarán en nuestras subconscientes hasta el día de nuestra muerte jejejeje…

Ajá, ella es de Caracas. Y de vez en cuando me lanzaba aquellas invitaciones tentadoras de ir para allá. Cosa que me enervaba porque estaba desempleada. Y bueh, me quedaba con las ganas.

Hace una semana me volvió hacer la invitación ya que su cuñada estaría de cumpleaños y lo celebraría en un local reconocido en el Sambil. O así lo entendía yo. Le dije que sí iría, que haría todo lo posible por ir. Así fue, fui pero con la diferencia que el número de celular que tenía de ella era de hace años al igual que el de su novio. Y fue mi error. Porque ella me lo había dado recientemente, pero por despiste o qué se yo, no lo anoté.

Llegué a Caracas, pasaban más de las 9pm. Pensaba mucho en el camino, pues, tenía días que no me conectaba y aparte no le envié msj (de texto) ni la llamé. Quería darle la sorpresa de que por fin se me dio el viaje para Caracas. Como ya habíamos quedado que sería en ese sitio, iba con esa “seguridad” de que allí nos veríamos.

Llegué directamente al C.C. Sambil, sin llamar ni nada, no quería todavía “arruinar” la sorpresa. Llego y entro a Hard Rock, busco con la mirada y no veo a nadie conocido. Asumí que no habían llegado.

Lo peor de lo peor, dar sorpresas y no tener saldo en su celular. Ok, pasan unos 45min, y nada que veo llegar estos panas. ¿Morir? No, que va, pedir suena mejor. Pedí un msj de texto a un mesonero que pasaba por allí. 15min más tarde, no respondió. Decidí que llamarla era lo mejor. Pero, ¿Qué pasó?, bueh, que ya eran las 10 y pico. Unos de los vigilantes me sugirió que me apurara que había un kioskito a un par de cuadras de por allí, que podría comprar una tarjeta porque a esa hora no encontraría un centro de comunicaciones abierto y mucho menos los que alquilan celulares ambulantes.

Fino, me llegué lo más rápido que pude pero ya estaba cerrado. Estaba algo intranquila. Me regresé al Centro Comercial. Dos personas me negaron un msjito de texto (Cosa que me sorprendió. Los caraqueños son agarraísimos jejeje). Ahora sí quería morir. Salí del centro comercial a ver si alguien de afuera me regalaba aunque sea una llamada; estaba dispuesta a pagarle lo que fuese con tal de contactar a Valeria o a su novio. Me llegué a un restaurante que queda a pocos metros de allí. Había un chico que a simple vista se veía “Buena gente”, me arriesgué y le dije que me regalara una llamadita. Le comenté por encimita lo que pasaba, más no que venía de otra ciudad. Porsia…

Ok, cuando llamo. Para mi sorpresa, sale la contestadora. Intento con el número del novio, contestadora. El pana al ver eso me dice que llame lo necesario hasta dar con esos panas. A quien no llamé. Estaba como loca, llamando a panas que viven allá. Y saben cual era el final: Contestadora o no atendían. Aunque hubo una de las llamadas que sí cayó y la pana se encontraba en otra ciudad. Las siete plagas y yo pues…

Recordé que hace tiempo el novio de Valeria salía tarde de su trabajo. Él trabaja en el San Ignacio, eran como las 11pm más o menos y como queda cerca de allí, decidí llegarme rápidamente. El pana me dice que tiene que ir por esa misma vía, que va a buscar un pana para salir a rumbear. Y bueh, asumiendo de que el pana es buena gente; dejé que me acompañara. En el camino, me dice que es gay que si tenía algún problema con eso y tal. Le respondo que no y prosiguió. Me contaba de su carrera y su vida aventurera… hasta que tocó Puerto la cruz. Nah, decidí contarle la verdad. Claro, al principio me dijo que Caracas es peligrosísimo y que había tenido “suerte” en encontrarlo a él y tal. Pero luego, como quien no quiere la cosa hablábamos de otras cosas.

Llegamos al San Ignacio, buscamos el local donde trabaja el novio de mi amiga y nada. CERRADO. Já, lo peor, CERRADO POR MORA DESDE HACE UNOS DÍAS. Quise preguntar en locales cercanos, con el personal a ver si alguno tendría el número de alguien de allí y nada. Totalmente cerrado todo. Había gente pero eran por los locales nocturnos.

Intenté llamar de nuevo y nada. Contestadora, contestadora…

Fin. Decidí que me iría a rumbear con este pana: Denis. Así se llama. Me dijo que él le pasaba algo parecido. Ninguno de sus panas tampoco se habían reportado. Como no conocía nada, le sugerí de beber allí mismo (San Ignacio) o en el Sambil. Pero, me dijo que no. Que me llevaría a una disco y la pasaríamos divinamente jejejeje. Bueh, me arriesgué y me fui con él.

Próxima aventura: Sábana Grande. Sitio: Exodus. El pana pagó taxi y entrada. Por cierto, era barra libre jajajajaja… En el camino me dice que es una disco de ambiente que si alguna vez había entrado. En lo que le respondo que no, pero que no tengo peo con eso. Con tal de tripear y pasarla bien. El sellito era un hello kittie recuerdo jejejejeje…

Cuando subo, parecía una taguara de mala muerte, en serio. Pero coño, qué le iba hacer… ya estaba allí y no me quedaba de otra. Al principio me sentí algo incómoda si les soy sincera. Pese a que había poca gente. Todas, homosexuales. Creo que la única Hétero era yo y el cajero que era un viejo ochentón, pero quien sabe… jejejejeje…

De bebidas había solera azul y vodkita. Por lo que opté por vodkita porque yo me conozco cuando se trata de Solera jajajajaja…

Ya al octavo vaso, había más gente. Ya algo prendidita comienzo a corear canciones – en su mayoría salsas eróticas - que pinchaba el Dj. Pero me alebresté cuando lanzó la de Yo sin ti de Salserín jajajajajaja… créanme, TODOS CANTABAN.

La parte que maltripié algo fue cuando en un par de ocasiones, se me acercaban tipas. Hubo una en especial. Se cercó para pedirme mi número de celular, le dije que no tenía, pinga jajajajaja… y me ha rozado con el lapicero desde la frente hasta mi ombligo. Yo quedé como que: WHAT DA FOCK ok… Me echo a reír y miro a Denis y me dice: Te desean JAJAJAJAJAJJAJJAJAJAJAJAJJA…

Ok, ya eran como las 2am. Vodka, tras vodka pasaban por mis manos. Creo que había una de esas chicas que me quería embriagar, siempre mandaba a alguien a que me dieran un vodka sin que terminara el anterior. Son rudas esas lesbianas caraqueñas jajajajajaja... Ojo, esos vodkas se los daba al Dj jajajajajaja… Pinga…

Iban hacer las 3am. La barra libre ya había terminado. En lo que Denis me dice: más adelante van abrir otro local, comamos algo afuera y esperamos a que lo abran. En eso que nos estamos comiendo unas arepitas se me acerca alguien y me grita: PAYE (Así me dicen algunos amigos). PAYE NO LO PUEDO CREER. Y yo: Mierda, mierda.

Era un viejo amigo que vivía acá en el Puerto y reside allá. Tenía como un año que no sabía nada de él. Luego de intercambiar asombros y hablar mariquera un rato le comento que estoy esperando que abran un local y se lo señalé. Me dijo que él también iría allí, que estaba con unas amigas y vaina. Yo sumisa de la situación. No pensé nada malo, pues, el carajo era o está casado y con una hija. Y yo bueh… lo dejé pasar.

Abrieron dicho local. De verdad no pillé su nombre, pero sé que queda cerca del Exodus ése jejejejeje. No sé de donde salió MAYOR GENTÍO ok. Eso se llenó rapidísimo. Las mujeres entraban gratis. Eso sí, no tenían compasión con las curdas. 6bs.f. por ese pecho oyó. (No bebo curda, por ende no sé cuánto cuestan. Desde la última vez, creo que era 3mil o algo así). Pero bueh, qué coño, era lo único.

De verdad no sé cuál taguara era peor. Si esta o la otra. En fin, todo era mental: tripear, beber, fumar, tripear, beber, fumar…

Había un lugar que Denis me dijo que NI ME ACERCARA. Me llevó rapidito y me dijo: Esto le dicen el cuarto oscuro, sabes a lo que me refiero, no?… Yo: Ok, no entraré.

Ahora que tenía a Cristian mi amigo de aquí del Puerto, estaba más cómoda. Pero qué, él andaba con una chica. Bien simpática ella. Estuve entretenida con ella por un buen rato, ella andaba con su mamá y otras dos mujeres más que no recuerdo. Claro, y Cristian. (La pana luego me confesó que era lesbiana y que su familia la apoyaba. Ah, también me confesó que quería besarme. Pero me negué. No soy una presa fácil jejeje…). Hubo una parte en el que Cristian se me perdió. No quería estar lejos de él. Y ella me dice: Vamos a buscarlo. Y me ha llevado al Cuarto Oscuro jajajajaja… Yo no quería entrar, pero la curiosidad mata. Antes de llegar a ese “Cuarto oscuro” hay un pasillito, allí hay unos muebles. Era como el área de drogadictos. Perico, porro, pastillitas, mariqueritas raras… de todo se inhalaba allí antes de entrar a ese cuartito.

Llego a ese cuarto y tenías que alumbrar con el celular. Porque en serio no se ve un coño. No quería llamar por su nombre ni a Denis ni a Cristian porque uno no sabe jejejeje… Entons, decidí de punta a punta alumbrar. QUÉ NO VI. De allí se sacaban la próxima edición del Kamasutra. Hubo una parte que me asusté, casi queme voy en mierda y no es broma. Me agarraron por detrás y una voz ronca me dice: ¿Quieres LAMERLO? Jajajajajajajajaja, ahorita me da risa pero en ese momento me cagué. Me solté y seguí buscando. La pana de repente se me perdió. Ahora la búsqueda era triple. Lo peor, en serio, de todo, todo, todo, fue ver mi amigo, MACHO, VARONIL, ése que yo lo tenía como nojó, todo un varón. Mamándole el pipito a otro, tu has visto? Quién lo viera cantando a capella jejejeje... Yo me asombré. Lo único que me dije fue: Qué carajos, me voy para la barra. Con tal, faltaba poco para que amaneciera.

Vale destacar, que él fue uno de los que era típico homofóbico. Un amigo mutuo se declaró gay hace un par de años y comenzó hablar mariquera. Y allí lo vi. En un bar gay, mamándole el totón a otro. Por eso digo: La lengua es el castigo del cuerpo.

Al cabo de un rato, se me acercó Cristian y estaba algo raro. Me dice que nos vayamos y yo: fino, porque ya tenía que ir agarrar el bus para regresarme para acá. Cuando salimos, yo Ebria completamente - no les voy a mentir - y él, ebrio y empericáo. Me da risa, porque me dice: Paye, me metí un pase de perico por primera vez, estoy empericáo jajajajajajjajajajajajjaja y yo: Coño y echaste una mamaíta de pipito también por primera vez? Jajajajajajajaja…

En fin, nos fuimos riéndonos, eran las 7am ya. En lo que pudo me dijo los autobuses que tenía que agarrar. Y allí nos despedimos.

En el bus que agarré fue un peo, no había puesto y tuve que ir aguantada del palito. Cosa, que no me favoreció, pues me tambaleaba de la peíta que cargaba jajajajajajajajajaja… pero aún tenía fuerza para sostenerme jejejeje… Un señor al que le pregunté la dirección para llegarme a prados del este me dice: que el va para el terminal de oriente, que si me servía. Y yo: bueh, será. No sé en que estado me encontraba. Imagino, que con cara de amanecida y de… no sé… que el tipo me ha invitado a desayunar. No me cayó nada mal. No desayunaba desde el día anterior. Bueh, comí y tal. Y típico, el viejo me quitó mi número de celular. Se lo di falso, que va, fue muy generoso con el desayuno, pero uh-uh.

Cuando llego al terminal, eso parecía una marcha de opositores y chaviztas juntos. Demasiada Gente. Las colas interminables. Decidí dormir. Hasta que bajara más las colas. Ya qué carajos, tenía que esperar. Le pregunté a un señor de esos que si podía dormir en su oficina, y él tipo aceptó amablemente. Cuando desperté, eran las 10am. Y como que era peor la vaina. Hasta que decidí regresarme por donde me vine: Mi querido Peliexpress que nunca lo abandono jejejejeje.

Cuando llego, está saliendo un bus. Voy y compro el pasaje. La tipa casi no me saca el dedo medio porque no pudo. Pero me dijo: Acabo de vender el último pasaje que quedaba. Espérate hasta las 3pm que sale otro. Yo de verdad casi lloro, necesitaba llegar al Puerto antes de las tres de la tarde. Tenía dos compromisos ese día.

Cuando uno cree que todo está perdido. Coño, no sé que pasó. El chofer se me ha puesto al lado y me dice: Vente, móntate. Y me fui sentada en el puestito que tienen los choferes al lado jajajajaja… allí dormí que jode. Me vine despertando por la vía de Puerto Píritu en lo que le comenté que tenía hambre que si podría pararse un rato en unos de esos sitios que venden comida. Me dice que ya la parada la hizo pero que podía comprarme un rompe colchón de esos que es lo que venden en la vía. Bien rico por cierto. Le di poquito al chofer, porsia jajajajaja…

Hasta que por fin llegué a casa.

Y bueh… eso fue toda mi travesía. Espero que Valeria y Chermy lean esto. Hasta hoy, ellos no saben que fui para Caracas. No he coincidido con ellos. Aparte que no me he conectado desde hace tres semanas.

Valeria, sé lo que me dirás: que soy una tarada. Tendrás toda la razon jajajajajajajajaja…

Besos…


PD: Denis, gracias por todo. Creo que hasta dejaré que me llames DIVINA. Jajajajajajaja...

8 comentarios:

  1. jajajaja que show! esa aventura en Ccs esta como para no olvidar... o si? jajaja =)

    ResponderEliminar
  2. jajajajajajjaja coño si me gustoo este post!! hahahahahaha!!!! nicee ;)

    ResponderEliminar
  3. Na guebonada... chama no se... entendi que el cuarto era burda e oscuro no, sin embargo viste a tu pana mamarle er guebo a otro tipo clarito... que tenia el chaparro foforesente???

    ResponderEliminar
  4. Jajajajaja, por allí escribí que alumbraba con el celular... pero sería de pinga ver un pipito flourescente jejeje...

    ResponderEliminar
  5. como vez!! me estoy poniendo al día con tu blog!! si te toca algo así como esto de nuevo avise!!

    ResponderEliminar
  6. Soy caraqueño y todavia me sorprendo con historias como esta. Caracas, ay caracas. La unica verdadera "ciudad" de este pais. Se ve de todo no? que locura. Y sabana grande, av. casanova y av. lecuna, esa es la zona de los gays, lesbianas y putas jejeje. Como no vivia yo todavia alla para haberte rescatado de esa pesadilla? ahi si es que te iba a decir "no te pelo caramelo" jajaja.
    Bueno yo creo que tu en menos de 12 horas "viviste" mas cosas bizarras que yo en 26 años. Bien.

    ResponderEliminar
  7. me hubieses llamado vale

    ResponderEliminar
  8. Jajajaj, si hubieses dejado tu número, lo hubiese hecho...

    :)

    ResponderEliminar

- ATACA -