¿Quién se va conmigo de rumba?

La procesión va por dentro, compái.


Hoy quiero hablar de mi país. Sí, me entró un nacionalismo de repente que hasta yo misma me impresioné.
Una vez escuché por allí que Venezuela estaba en 7mo lugar de los países más felices del mundo. Me sorprendí. Porque a lo mejor más de uno –en este momento- se preguntará lo que yo en ese momento me pregunté: ¿Venezuela en uno de los primeros lugares de países más felices? Qué arrecho. Con tanta inseguridad, vamos cada día más pobres y seamos el país más feliz y del MUNDO?. Esas encuestadoras están dementes. Imaginé.
Y vine y comencé a googlear y efectivamente, 7mo lugar. Lo que más me llamó la atención fue uno de los comentarios que tomó la encuesta: “Bueno, tu sabes pana, soy feliz a pesar de las adversidades”.
Y es que, para el venezolano lo importante es parecer alegre, de buen sentido del humor; optimista a pesar de los obstáculos. Es como que si fuera un mandato interno. Se te ordena ser feliz o al menos, simularlo, aunque lleves la procesión por dentro. Aquí está mal visto andar de mal humor porque sinó escucharás expresiones como: Tu siempre de amotináo’, o, el más común: ¡Ay no mijo, la vida es muy corta pa’ andá de amargáo’, qué va, chao contigo!
Ser venezolano es de pinga y el día que se acabe el Mundo de seguro sobrevivirá uno y dirá: Y entons, ¿Quién se va conmigo de rumba?

3 comentarios:

  1. La Joda Nacional no muere...es cuestión de entregarse a ella o salir corriendo...

    ResponderEliminar
  2. Hola ya vi que me sigues aqui te voy a leer pues.

    ResponderEliminar
  3. hace tiempooooooo que no se de ti, que es de tu vida?

    ResponderEliminar

- ATACA -