El que se enamora, pierde.

“Maldito amor y sigo amando”

“Si te enamoras, pierdes”
me dijo mi papá cuando se enteró que tenía mi primer noviecito. Y comenzó toda aquél discursito de pruebita de amor y todas esas consecuencias que arrastran…

Yo he perdido la noción de todo este año. Ya no sé sinceramente si estuve enamorada de mi chico de los veintitantos, ya no sé si de verdad quemé el despecho, ya no sé si de verdad estoy realmente loca, ya no sé NADA, NADA, no sé si Mariluchi (Del programa BRUJAS en Canal I) es transformista…No sé…
Hace unas semanas un amigo me llama y me dice: Moro, tenemos que beber, me mandaron a comer pupú al Guri. Y ando despecháo. Y yo: Dale amigo, VAMOS.
Nos fuimos a ese local sport donde era barra libre. Fuimos los primeros en llegar. Éramos los tres. Dieguito – el despecháo –, el very pequen y yo. Prácticamente fuimos los primeros en llegar. Como éramos los únicos mandé a poner Bossita. El reggaeton estaba de más. Nos tiramos en el mueble aunque los puff estaban apetecibles, pero no. Nos sentíamos cómodos allí. Comenzamos con vodkas nuestra fastuosa conversación de desamor. Él nos contaba, nosotros escuchábamos y le decíamos: ¡Qué mal! .
En una de esas salta el Very pequen y dice (no pudo decirlo mejor): “Amigo, si el destino es que ella sea suya. Volverá a usted”.
Y me hizo recordarlo. A aquél hijoeputa del idiota. Y el very pequen también recordó su amor. Y bebíamos. El bartender traía más tragos. Nosotros recordábamos. Casualmente nos ponían esas canciones de Zapato3 que nos hacían recordar más ese amor. Aquellos meses cuando nos conocimos que bebíamos a morir. En el que era: el ipod, la sangría, el marlborito, la noche y nosotros tres… Seguíamos bebiendo y yo gritaba: “MALDITO AMOR Y SIGO AMANDO”
Brincó una canción de Soda Stereo: Té para tres. Bebíamos. Creo que me quedé dormida… no recuerdo un carajo. Mi ebriedad se hizo presente. Uno dormía, otro enviaba mensaje…
Nos despertó el encargado del local, ya eran las una de la mañana. Al lado de ese local quedaba otro sitio nocturno. ¿Seguir bebiendo? Sí, claro. VAMOS. Uno de ellos vomitó la entrada. Que va, NOS VAMOS PARA LA CASA jajajajaja…
Caminamos, caminamos, llegamos hasta una playa. ¿Bañarnos? AJÁ, SÍ, ¿POR QUÉ NO?. Nos quitamos la ropa. Y nos bañamos… y juramos no beber más por amor. Bueh, yo lo hice. Juré. No sé ellos dos…
Pero a la final, uno siempre cae en la tentación…

4 comentarios:

  1. eso de NO volvere a beber por el amor!! .. eso es mentira siempre que estamos mal por el amor, no medimos las cosas y esa una de las primeras cosas que hacemos!! CLAVADO EN UN BAR (8) , pero que, fue muy lindo ese amor mientras duro o no? =( ... y ps debes de sentirte feliz porque llegaste a amar y eso no todo el mundo puede que le pase, amar con tanta intensidad.

    Claro que duele y muchoo cuando se te va esa persona, pero siempre hay que ver el otro lado de la moneda, y bueno que mejor que beber con unos buenos amigos para relajarse por ese amor que nos marco y se fue!

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Duele fuertemente.... y bueno solo una vez he bebido asi y me volvi loca llamando al susodicho... que estres... pero a la final me entere que el susodicho también lo hizo por mi asi que dos de dos...

    Saludos Moro y si hay que dejar de beber por un desamor... mejor beber pa pasarla bien!

    ResponderEliminar
  3. Por que juras en vano? Ni tu te lo crees!!! Beber por que quieres y ya!!
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Como detesto esa frase:
    "El que se enamora pierde" grgrgrgr.
    Tal vez sufra y agonice... pero no considero que pierdo...

    ResponderEliminar

- ATACA -